Una salida lanzada al mundo filantrópico

Ejemplo ilustrativo

Situación: Recientemente una pareja ha recibido una importante cantidad de capital y muchos amigos se les acercan para intentar conseguir sustanciosos donativos para distintas ONGs. Ninguno de los esposos tiene el tiempo (o interés) necesarios para  realizar el “due diligence” imprescindible para elegir razonablemente uno o varios destinos para sus donativos.  No quieren adquirir protagonismo en el proceso,  pero sí poder contar con un criterio de selección objetivo y razonable que les permita parecer transparentes y sin favoritismos a la hora de comunicar sus decisiones de asignación de los fondos.

Proceso: Philanthropic Intelligence trabaja con la pareja para clarificar su filosofía de actuación y fijar sus prioridades a la hora de “ayudar”. De ese modo, los esposos identifican con nuestra “catalización” un conjunto de valores compartidos y dos áreas de actuación prioritarias. Phil In diseña un proceso de discernimiento y evaluación basado en dichos valores, áreas y los principios fundamentales de excelencia que distinguen los proyectos no lucrativos excelentes.  Se someten las distintas solicitudes de donación a este proceso. En primer lugar se les pide preparar una propuesta completa por escrito y se les informa de los requisitos informativos antes, durante y después del proyecto. Para las propuestas con tamaño significativo Phil In lleva a cabo trabajos de investigación adicionales que incluyen vistas a las organizaciones y una combinación de juicios propios y procedentes de otras organizaciones, instituciones académicas o expertos del sector que son parte de la red internacional de Phil In en África, Latinoamérica, Europa y los EEUU.

En una de las propuestas, los resultados de este estudio previo levantan preocupaciones pero la pareja no se siente cómoda rechazando el proyecto. En este caso Phil In identifica un proyecto de dicha ONG que se puede hacer en estrecha colaboración con otra ONG británica que tiene más experiencia en el terreno y es digna de confianza y lo propone así, reduciendo además la cantidad de fondos asignada inicialmente.

Resultados: La pareja ha formalizado sus prioridades de donación y los procedimientos de solicitud, para este caso y el futuro. Reduce de manera objetiva el número de solicitudes no deseadas y  puede usar unos criterios objetivos y fáciles de entender para decir que “no”, con elegancia y sin herir susceptibilidades, a aquellos proyectos que no encajan con sus preferencias filantrópicas.

En lugar de tener que luchar con un mar de peticiones y reunirse con un montón de insistentes buscadores de fondos deseosos de obtener financiación, la pareja puede ahora disfrutar oyendo los informes de progreso de los proyectos. Dedican tiempo a aquello que verdaderamente les apela e interesa, y planifican y diseñan sus próximos pasos con líderes en este campo y otros filántropos que apoyan los mismos valores.