Lo último de Europa – Venture Philanthropy desde Torino

Por Catalina Parra

Estoy disfrutando mucho de participar en la conferencia de la European Venture Philanthropy Association y en los debates con colegas de todas partes del mundo. Es un grupo diverso, comprometido, y ambicioso.

La EVPA acaba de documentar que más de 1,04 mil millones de euros ya han sido “invertidos” por fondos europeos que se definen como practicantes de la inversión de impacto. Desafortunadamente, poquísimos de estos euros han sido invertidos en España hasta la fecha, pero desde Phil In creemos que esta situación está cambiando gracias al conocimiento cada vez más extendido de las diferentes alternativas para llevar a cabo una filantropía estratégica.

Si seguimos las tendencias europeas,  los enfoques más comunes de la venture philanthropy en España serán la educación y la salud.  En el caso español, por motivos históricos y por los éxitos en el campo hasta la fecha, prevemos también  un alto número de inversiones que beneficien a personas con discapacidad o personas en situaciones de desempleo. Y por el interés que el emprendimiento social está generando en nuestro país en general, podría surgir un porcentaje mayor de fondos que se dediquen al emprendimiento social que el  10% que tiene este enfoque al nivel europeo.

El estudio de EVPA incluye tanto a filántropos que no esperan ningún retorno financiero (un 50%) como los que se podrían definir como “Inversores de Impacto”.  Un 38% de las entidades encuestadas por  EVPA buscan un retorno financiero aunque secundario al retorno social y un 10% declararon dirigirse a retornos sociales y financieros en igual medida.  Vemos que estas distintas tendencias están emergiendo en España también.

Por eso mismo, la convivencia de objetivos más sociales con objetivos más financieros, me gustó escuchar alos responsables de la EVPA anunciar ayer que han desarrollado un código de conducta para el sector… y que para ser miembro de la asociación, pronto será obligatorio firmarlo.

El elemento en común que más destaca  entre las entidades encuestadas por EVPA es su dedicación a aportar valor no financiero (además de su financiación, por supuesto) a las entidades sociales de sus “carteras”. Un 98% ofrece ayuda con la planificación estratégica, por ejemplo, un 80% provee coaching y 75% se reúne con las organizaciones que financian al menos una vez por trimestre. Este requisito de involucración implica que el modelo de venture philanthropy no es el adecuado para todos los filántropos ni sus familias. Pero si la visión de que contribuir con sus talentos, además de recursos financieros significativos, a una iniciativa social prometedora …  y luego medir los resultados atrae. Vale la pena explorarlo más.

Espero con ilusión la llegada del informe completo del estudio del venture philanthropy en Europa que EVPA publicará en enero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s