De fundación personal a influyente global. Las 5 etapas de la Skoll Foundation

“Una fundación empieza con una persona, el donante.  Este ser humano….es el manatial de que fluye todo lo demás….para nosotros el manatial es Jeff Skoll.” Sally Osberg, Presidente de la Skoll Foundation, citando a Waldemar Nielsen en una entrevista con Rahim Kanani.

El reciente Skoll World Forum ofreció tanta inspiración para emprendedores sociales y sus financiadores que nos hizo reflexionar sobre el recorrido filantrópico de su fundador, Jeff Skoll.

Cuando EBay salió a la bolsa en 1998, su primer presidente, Jeff Skoll, tenía solo 33 años.  De inmediato creó la fundación que lleva su nombre para cumplir con la promesa que hizo de niño de “mejorar el mundo.”

Desde 1999, la Fundación sigue fiel a la idea original de Skoll: “invertir en personas con visiones que emocionan, con historias de éxito y con planes creíbles, para tener grandes impactos en problemas importantes”. Al mismo tiempo, su estrategia ha ido evolucionado.  Su progresión ilustra una evolución poderosa que hemos visto tanto en proyectos personales modestos como en fundaciones con patrimonios muy importantes.

Paso 1:  Donaciones más o menos intuitivas. Emprendedor él mismo, Jeff Skoll comenzó por financiar a varios emprendedores sociales, entre ellos a John Wood (Barrons´  Top Giver) y Jim Fruchterman (recipiente del MacArthur Genius award).

Paso 2: Planificación y enfoque estratégico. La Fundación Skoll contrató a expertos para analizar el mercado y ayudarles a identificar un nicho donde mejor conseguir un gran impacto.  A raíz de esta información, eligieron financiar solo a emprendedores sociales en una financiación tipo “mezzanine” (instrumentos híbridos capital-deuda).

Paso 3: Colaboración para conseguir mayor impacto. Cuando se dieron cuenta que sus emprendedores sociales necesitaban la flexibilidad para aprender y adaptarse, contactos y visibilidad, además de capital “patient” (capital con expectativa de retorno a largo plazo), la Fundación creó el World Forum y estableció colaboraciones con el Saïd Business School en Oxford, la televisión pública en EEUU y el festival de cine Sundance.

Paso 4: Financiación de “eco-sistemas”, no solo proyectos de ONG individuales. Con la experiencia, muchos filántropos se dan cuenta de la complejidad de los problemas sobre los que quieren influir y que ninguna organización puede alcanzar cambios a gran escala por si sola. Ahora La Skoll Foundation financia “otro tipo de innovadores” además de organizaciones estructuradas como ONG.

Paso 5: Enfoque laser, aprovechando todos los recursos posibles para responder a problemas inabarcables a través de retos cada vez más definidos.  Para la Fundación Skoll, eso implica, por ejemplo, el objetivo de reducir el ritmo de deforestación en la Amazonia, un objetivo que obliga a la fundación a integrar su financiación con sus valiosas relaciones con los medios, su  conocimiento… y, por supuesto, sus envidiables redes sociales!

En un próximo post exploramos la cartera completa de inversiones filantrópicas de Jeff Skoll ….“más allá de la fundación”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s