La donación acertada de un empresario hace 20 años inspira una fundación para la educación en España en el 2011

En 1990 el empresario americano Ross Perot apostó por una iniciativa embriónica.  Perot ofreció donar 3 dólares por cada dólar contribuido a Teach for America, hasta un total de $500.000. Así, ofreciendo a otros filántropos el incentivo de una subvención “3 por 1”, el proyecto consiguió financiar su primer año. El proyecto reclutó a los mejores graduados de las mejores universidades americanas para enseñar durante dos años en los colegio públicos más necesitados.

Hasta la fecha más de 3 millones de alumnos en situaciones de pobreza se han beneficiado de la presencia, compromiso y conocimiento de más de 24.000 de los mejores licenciados americanos.  Cada año Teach for America recibe más de 10 candidaturas para cada vacante…. es casi igual de difícil entrar en Teach for America que en la Harvard Business School.

La previsión de este filántropo aseguró el futuro de la organización que sirve de modelo para la fundación que se acaba de lanzar en España, “Empieza por Educar.”  Ana Patricia Botín, Presidente de la fundación y consejera delegada de Santander UK,  explica que Empieza por Educar pretende reducir el fracaso escolar en España a la vez que “preparará a jóvenes en la docencia de la educación con dotes de liderazgo”.  Como Teach for America, su sueño es “Convertir la profesión de maestro en una de las más prestigiosas de la sociedad.” La nueva fundación forma parte de la red internacional, Teach for All, que incluye  organizaciones en Argentina, Brazil, Perú, Reino Unido y otros países, además de Teach for America.

Según su fundadora Wendy Kopp, “Teach for America no existiría hoy en día de no haber sido por Ross Perot.”  ¿Por qué Ross Perot donó dinero para una tan idea atrevida promovida por una joven recién salida de la universidad?  Kopp lo explica así de simple: “Él es de Dallas (Texas). Yo soy de Dallas.  Y él está comprometido con la reforma de del sistema educativo.”  Perot tenía la filosofía de invertir en “personas excepcionales” y reconoció a Kopp como una de ellas.  Sin duda, fue esta mezcla de la conexión personal, la inquietud por un problema social específico y su afán por respaldar a emprendedores (aún emprendedores sociales) lo que motivó a Perot a “invertir” en Kopp y su visión.

Es un fenómeno que se repite una y otra vez, los actos filantrópicos más exitosos surgen de una historia personal, cualidades del individuo y auténticas inquietudes del donante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s