Cuando la filantropía se casa con las altas finanzas

La línea que divide el mundo “filantrópico” del mundo de las finanzas es cada vez más fina… y quizás menos importante.  Lo esencial es el fin que consigue el dinero.  Hoy en día unos financieros están demostrando su “amor al género humano” aprovechando las herramientas de su trabajo diario para fines no lucrativos.  Veamos un par de los vehículos más interesantes:

Inversiones con impacto (Impact Investing)
“Impact investing” es una frase de moda.  Son las inversiones financieras de toda la vida  pero solo en empresas con fines principalmente sociales. Las inversiones suelen ser fijas durante múltiples años con retornos anuales de menos de 5%, pero no son donaciones. Las inversiones en microfinanzas son las más conocidas del Impact Investing pero incluye también  inversiones en empresas de tecnología, agricultura sostenible, desarrollo comunitario y otros sectores.

Los proponentes están promoviendo introducir este  nuevo tipo de activo en las carteras tradicionales de inversión.   Un informe preparado por JP Morgan Chase y la Rockefeller Foundation estima un mercado de Inversiones con Impacto de entre $400 mil millones y $1 billion.  Leer más en SOCAP y en Investment News.

Filantropía de riesgo (Venture Philanthropy) El término “venture philanthropy” apareció por primera vez en un articulo del Harvard Business Review en 1997, “Virtuous Capital: What Foundations Can Learn from Venture Capital,” escrito por los profesores Christine Letts, William Dyer and Allen Grossman.  Desde entonces, filántropos y profesionales con perfiles empresariales se ha formado cientos de  fondos de venture philanthropy, primero en los EEUU y ahora en Europa.  El European Venture Philanthropy Association lo defina como “un campo de actividad filantrópica donde se aplica los modelos de capital de riesgo en los sectores sin fines de lucro.”   Según el EVPA, se caracteriza por implicación activa de los donantes y expertos para conseguir los resultados acordados, el uso de una variedad de tipos de financiación además de subvenciones anuales, la capacidad de la entidad  de proveer capacidades o conocimiento valioso para la entidad social y el deseo de que el donante, sea de dinero o de tiempo, realice el máximo retorno sobre su inversión.

En próximas entradas veremos en detalle Bonos para impacto social (Social Impact Bonds) y los varios intentos de calcular un SROI (Social Return on Investment).

2 Respuestas a “Cuando la filantropía se casa con las altas finanzas

  1. Pingback: Una mirada filantrópica a un viaje por África | philanthropicintelligence

  2. Eduardo Rafael Martinez Barraza

    Me parece muy importante su trabajo para colaborarle a las personas y comunidades más necesitadas del mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s