Ha llegado el fin de curso. ¿Qué hemos aprendido sobre cómo donar para fomentar la educación?

¿Quién no ha deseado ofrecer a un niño o a un joven las oportunidades que aporta una buena educación?  Realizar este deseo es más complejo de lo que aparenta,  aún dedicándole cantidades importantes de dinero.  Por eso nos parecieron útiles un par de estudios recientes.

En España
Este año salió “Fracaso y abandono escolar en España”, informe de Mariano Fernández Enguita (et al) para la Colección Estudios Sociales de la Caixa.  Su investigación detalla los factores que contribuyen al fracaso escolar y los pasos hacia el fracaso que habría que parar para evitarlo.   Es información valiosa para diseñar una  estrategia sensata de intervención.

En el estudio PISA 2009 de 75 países por el OECD, los resultados de los estudiantes españoles estaban estadísticamente por debajo del promedio OECD en las tres áreas estudiadas: lectura, matemática y ciencias.  ¿Qúe se puede aprender de otros países con mejores resultados?

Puedes gastar mucho dinero en la educación, pero si no lo gastas bien, en mejorar la calidad de la enseñanza, no vas a mejorar los resultados de los estudiantes” Andreas Schleicher, Jefe, División de Indicadores y Análisis para la OECD, citado por el Center for High Impact Philanthropy

La calidad de un sistema de educación nunca podrá superar la calidad de sus profesores”  es una de las conclusiones más importantes del estudio de la OECD.   El informe explica que los países con mejor rendimiento no son siempre los que gastan más. Son los que “atraen a las personas más capaces en la sociedad para ser profesores, las educan, las siguen formando, las mantienen y les proveen incentivos y premios para su desarrollo. ”

¿Qué implican estos resultados para un donante individual?  Nuestros colegas del Center for High Impact Philanthropy recomiendan financiar la preparación y apoyo de jóvenes profesores con alto potencial.  Leer su informe completo aquí.

Estrategias para países en desarrollo
Si tiene una inquietud por fomentar la educación en países en desarrollo, hay que estar atento.  Los colegas de GiveWell  advierten que con frecuencia construir escuelas o proveer becas no lleva a los resultados finales deseados por los filántropos: Los estudiantes no mejoran ni sus ingresos ni su calidad de vida.  ¿Por qué? Porque las escuelas son de baja calidad.  GiveWell recomienda investigar lo siguiente antes de donar:

¿Es el objetivo del proyecto mejorar la asistencia o mejorar la calidad de la escuela?

Si el objetivo es mejorar  la asistencia ¿Qué evidencia hay de que el proyecto logre mejorar la asistencia de los alumnos? ¿Asistencia a qué tipo de escuela? ¿Qué evidencia hay sobre la calidad de la enseñanza y sobre la asistencia de los maestros? 

Si el objetivo es mejorar la calidad, ¿hay pruebas de que actividades parecidas han contribuido a mejorar las escuelas en términos de asistencia, resultados de exámenes, tasas de graduación?

¿Qué evidencia existe que indique un probable impacto, por la mejor asistencia o calidad de escuela, en el futuro de los alumnos? Por ejemplo, en sus ingresos futuros.

¿Cómo cambiarían las actividades del proyecto con mayor financiación?  ¿Se beneficiarían más estudiantes?  ¿Hasta qué punto?

Las mejores notas para la filantropía en educación irán a los alumnos que estudien el tema, aprendan y pongan en práctica su aprendizaje en las áreas que les apasionan, ¿Cómo no?

Le ofrecemos una “chuleta” para la reflexión personal si deciden dirigir sus donaciones hacia la educación, sea cuál sea su estrategia.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s